piedras en el desierto
El desierto, lugar incierto. Todo alrededor es prueba y abatimiento: el sol que fatiga, la arena que agobia, la sed que desfallece, el viento abrazador, las víboras que envenenan, las piedras con que tropiezas; la soledad, la escasez, el cansancio; rara vez un oasis con alguna palmera o fuente.

Alguien un día escribió: “Veo el desierto como una gran playa, sin agua y con mucha más arena.” Esta es una perspectiva interesante sobre la dificultad en el desierto. Pero el enfoque que le demos a este ambiente, no cambia su realidad. De hecho, a nadie le gusta estar en el desierto, y mucho menos sin las provisiones necesarias para sobrevivirlo, ni por largo tiempo. Por tanto cabe preguntarse, ¿Será posible sacar ventajas de los obstáculos del desierto?

Las piedras, por ejemplo, tan molestas: los niños tropiezan, los adultos también, hasta los carruajes pueden volcarse al chocar contra ellas. Sin embargo, la Biblia nos muestra a hombres de Dios, héroes de la fe, creciéndose en medio del desierto y disfrutando de experiencias únicas con el Dios de los cielos. ¡Extraordinario!

  1. Una piedra en manos de Jacob se convirtió en la almohada que le dio el mejor sueño de su vida. Luego la ungió y la puso por señal de que Dios estaba allí, Gn 28:11,18, 22.
  2. Una gran piedra fue la fuente de la que sacó agua Moisés para saciar la sed del pueblo, Is 48:21; y otra le sirvió de asiento para mantener sus manos en alto con firmeza, mientras sus hermanos le sostenían, hasta vencer la batalla, Ex 17:12.
  3. Josué usó piedras para levantar un monumento que recordara y enseñara a las futuras generaciones cómo Dios los hizo pasar en seco por el Jordán. Jos 4 3, 6, 21
  4. Una piedra en manos de Samuel demuestra que cuando el hombre clama arrepentido de su pecado, Dios “truena con gran estruendo” en contra del enemigo, 1 Sam 7:12
  5. Una piedra en manos del joven David derriba al gigante más temido aun por hombres de guerra, 1Sam 17:40, y se convierte en un importante peldaño para llegar al reino.
  6. Elías usa las piedras para restaurar el altar del Señor y mostrar al pueblo que sólo Jehová, Dios nuestro, es digno de verdadera adoración, 1R 18:32
  7. Jesús transforma la piedra de tentación en la piedra de bendición, pues pudiendo convertir la piedra en pan para saciar su hambre, prefiere usarla como arma que derrota al Tentador, Mt 4:3 y 6
  8. Las piedras de acusación fueron aprovechadas por Jesús para hacer justo juicio y mostrar que todo hombre es pecador; pero el que viene a Él, alcanza la redención, Jn 8:7
  9. Jesús mostró su autoridad sobre la muerte al ordenar quitar la gran piedra del sepulcro de un amigo; y la del corazón de una discípula para revelar la gloria de Dios, Jn 11:39
  10. Las piedras contra el cuerpo de Esteban le abrieron los cielos para ver al Señor, Hch 7:58
  11. Las piedras contra Pablo marcaron su cuerpo de ministro del evangelio entre los gentiles y sirvieron de empuje en su obra misionera, Hch 14:19
  12. Las piedras para Pedro no son más que una imagen de los creyentes: piedras vivas que sirven para edificar la casa espiritual de Dios, 1P 2:5

¿Y para ti, qué significan las piedras? ¿Qué piedras hay en tu camino? ¿Podrás darle algún uso exclusivo? ¿Cómo crees que puedas revertir su molestia en una experiencia extraordinaria con nuestro Dios y Salvador?

Tu desierto es al que todos los hijos de Dios somos llevados por el Espíritu para ser probados. No huyas, ni temas por estar en él. Atraviésalo con paso firme, véncelo y no te dejes vencer. No estarás ahí para siempre. Dios no te probará donde su gracia y poder no sean suficiente para sostenerte. Muchos de los obstáculos, las dificultades o problemas que enfrentas son oportunidades que Dios te provee para que te acerques más a él, le conozcas más, y puedas compartir más con él. Las piedras en el desierto no estorbarán el propósito de Dios contigo, sólo son un recurso más que Dios te facilita para que venzas en tus batallas.

Doce piedras fueron necesarias para levantar un altar, erigir un monumento y servir de fundamento para la Jerusalén espiritual. Deseo que estos doce ejemplos bíblicos que te comparto, sirvan de apoyo para tu vida cristiana. Medita en ellos.

Mira bien, disfruta tu ambiente con Dios. Él te ayuda, guía y sostiene. Las piedras de tu desierto sólo ayudarán a  descubrir el héroe de la fe que hay en ti, el conquistador que Dios levanta para estos tiempos. Por tanto, no te dejes vencer ni agobiar por ellas, úsalas para desarrollar tu mejor sueño, alcanzar la promesa, obrar el milagro que te sacie, ver cómo Dios pelea por ti, vencer tu gigante, restaurar tu lugar de adoración al Señor, vencer al tentador, aceptar la salvación de Cristo y andar en ella, crecer en fe y conocimiento del Hijo de Dios, vencer la muerte, ver la gloria de Dios, que se te abran los cielos, predicar el evangelio del reino y aportar a la edificación de la Iglesia. ¡Aleluya! Amén.

Este artículo se ha leído : 39 veces

 

About Lic. Dorka Ruth Rojas Cruz

Profesora del Instituto Bíblico Elim de Cuba, licenciada es Estudios Bíblicos, Griego, amante de la verdad, la adoración, las almas. Felizmente casada, con dos preciosas hijas, conformando una familia ferviente en Cristo.